El éxito es un estilo de vida, no un destino

Lorraine Ladish es madre y profesional que inspira y motiva generosamente a través de su experiencia, sus luchas y sus triunfos.

ME_foto19_caso1LorraineCLadishsmile

Por Edith Sztychmasjter

Es mamá de dos nenas, autora de numerosos libros de maternidad y superación personal. Nació en España de madre estadounidense y padre español, es bilingüe. En la actualidad vive en Florida, Estados Unidos, con su familia.

– Tu pasión por escribir ¿cómo fue posible transformarla en un proyecto rentable, que genere ingresos para vivir?

– Con mucho empeño, gran esfuerzo y más paciencia todavía. Vengo de una familia de escritores, con lo cual escribir siempre ha sido una necesidad vital. El convertirlo en algo rentable ocurrió con mi primer libro, publicado en 1993 (“Me siento gorda”) y al que siguieron luego muchos otros. Pero es difícil vivir exclusivamente de los libros, de modo que escribiendo para prensa escrita y más tarde para publicaciones digitales encontré el modo para vivir  exclusivamente de escribir. Actualmente  soy  editora de una publicación online (Mamiverse.com), dirigido a mamás latinas de habla inglesa. Sin embargo, sigo escribiendo porque me gusta y no por el dinero. Para vivir de escribir hay que tener una determinada mentalidad, ser perseverante y no rendirse con facilidad. No es fácil, pero se puede conseguir.

– ¿Cómo influyó la maternidad en tu trabajo, en tu vida personal?

– Me hizo empeñarme más aún en conseguir mis metas. Por un lado, quizá porque fui madre en la treintena, era consciente de que debía seguir adelante con mi profesión y no verme absorta únicamente en la maternidad, porque los años siguen pasando. Eso sí, como trabajo desde casa, pude estar ahí para mis hijas al  mismo tiempo que me desarrollaba profesionalmente. El resultado ha sido que mis hijas están muy orgullosas de su mamá y saben que para conseguir lo que una se propone hay que trabajar duro. También han aprendido que ese esfuerzo merece la pena y que si mamá es feliz, ellas disfrutan de esa felicidad. En mi vida personal, pues ha influido todo, claro, porque desde el momento en que eres madre, todo cambia. Ahora soy más paciente, más tolerante, y aún más perseverante.

– Las mujeres nos caracterizamos por nuestra  sensibilidad, para ti, ¿emociones y trabajo profesional se complementan? ¿Hay alguna que se impone? ¿Cómo logras estar motivada y alcanzar productividad?

– Bueno, yo me involucro 200% en aquello que me apasiona. Y no concibo trabajar en algo que no me guste… Me siento afortunada porque en mi labor como editora y escritora la motivación es algo implícito en lo que hago. No es algo que me cueste, más al contrario, lo que me resulta difícil es tomar la decisión consciente de apartar horas o incluso días para no hacer nada relacionado con el trabajo o con ser productiva. Siento que la vida es demasiado corta y que hay que darlo todo, empeñarse a fondo en vivirla. Me gusta lo que hago, siento que es importante para la comunidad y eso es mi motor. Con lo cual a veces no hay mucha diferencia entre mi mundo de trabajo y el mundo familiar. Se complementan, sobre todo porque el sitio web que dirijo online es para mujeres y madres. Y los libros que escribo se basan en mi experiencia.

– ¿Cuál es la ventaja (de acuerdo a tu experiencia) de la capacitación permanente,  de ser flexible, de reinventarse para acceder al mercado laboral?

– No creo que sea una ventaja, sino una necesidad. O te adaptas al mercado cambiante, aprendes cada día algo nuevo, o te mueres profesionalmente. Conozco demasiados profesionales buenos que no han querido o no han sabido reinventarse para salir adelante en los nuevos medios de comunicación y ahora están estancados, deprimidos porque lo que hacían antes para ganarse la vida ahora no les sirve. A mí me gusta trabajar en proyectos que me obligan a seguir aprendiendo cada día. Si estoy demasiado cómoda con lo que hago, me aburro.

– ¿Qué actitudes o virtudes tienen las mujeres para emprender? ¿Cuáles hay que cambiar o modificar?

Tenemos una gran fortaleza moral y física. Si somos capaces de parir, somos capaces de cualquier cosa. También se nos da bien combinar la maternidad con el mundo profesional, digan lo que digan. Somos incansables y mucho menos quejumbrosas que los hombres. Y que conste que tenemos mucho que aprender de ellos, yo envidio en los hombres el que no parece estar siempre cuestionándose si son buenos padres o no, mientras persiguen sus metas profesionales. Me encantaría ser así.

– “El éxito es, o al menos así lo veo yo, un estilo de vida, un camino y no un destino. Es el propósito de vivir en constante estado de agradecimiento y utilizar los retos como palanca para mejorar y construir nuevas oportunidades” Este párrafo pertenece a tu libro, ¿Qué más les dirías a las madres emprendedoras que quieren alcanzar sus sueños?

– Que no desistan, que se fijen en otras mujeres que han superado grandes obstáculos. La ventaja de haber pasado por retos como el desempleo, el divorcio, estar arruinada, depresión, en mi caso, es que sé a ciencia cierta que si me pasara de nuevo podría superarlo todo otra vez. Y sin embargo el haberlo superado también me hace trabajar con más ganas para no tener que pasar por ello de nuevo. Una mujer emprendedora es imparable.

 

 

 

 

 

 

About madreemprendedora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *