¿Quienes somos?

Concepto

La participación de la mujer en la sociedad cambió a medida que incrementó su participación en el mercado laboral. Percibir ingresos no quedó solo en manos del varón (“proveedor del hogar”). Esta realidad modificó la estructura social y de las familias.

En la actualidad la participación femenina en los altos mandos de las organizaciones en Argentina se refleja en un 20%. La desigualdad en las oportunidades de ascenso en las empresas se debe, en parte, por la cultura patriarcal que no empatiza con la necesidad de planificación de carrera a partir de entender la realidad personal de las colaboradoras.

Los denominados techos de cristal (limitantes que interpone el contexto), como el techo de cemento (limitantes personales), provocan el poco desarrollo de las mujeres en las organizaciones. Aunque el 60% de los graduados universitarios son mujeres, todavía se convierte en desafío su desarrollo profesional. Esta se convierte en una de las causas por el que cada vez más mujeres comienzan a emprender su propio negocio.

Por otro lado, la maternidad se convierte en un punto de inflexión en la vida de una mujer. Esta mujer no es la misma de antes de tener a sus hijos y la llegada de ellos les define su presente y futuro.

En la actualidad, la mujer madre se enfrenta al gran desafío de equilibrar familia trabajo. Si bien la participación femenina en el mundo laboral es cada vez es mayor, en algunos casos decide comenzar a emprender (con una socia o en forma individual), al encontrar serias dificultades en el camino.

El rol de la mujer en la sociedad cambió. Los roles familiares también y con esto todo un replanteo personal y profesional.

Sea por necesidad u oportunidad, las mujeres en el rol de madres tienen grandes oportunidades para desarrollarse en el mundo de los negocios.

Las capacidades que se desarrollan o potencian son varias: liderazgo, empatía, mirada al largo plazo, control de recursos, integración, planificación, asumir riesgos,  etc. Estas competencias son claves a la hora de comenzar y mantener un negocio.

La organización se genera a partir de aprovechar una tendencia social: la maternidad es un punto de inflexión en la vida de una mujer. Cambio en su personalidad transformando sus prioridades (hijos, familias, generación de ingresos).

Los principales motivos por los que las mujeres en el rol de madres se vuelcan a generar sus propios negocios corresponden a no poder equilibrar familia trabajo.

El retraso de la maternidad posibilita que las mujeres a la hora de cumplir el rol de madres tengan una preparación académica superior y se atreven a realizar un proyecto emprendedor.

Las nuevas generaciones tienen incorporadas la cultura emprendedora y la prioridad en temas personales.

Algunos números:

  • El 60% de las madres trabajan (OM). El 18% son cuentapropistas y dueñas de negocios.

Estudios confirman que las mujeres son más propensas a saldar las deudas relacionadas a sus emprendimientos que los hombres (riesgo crediticio). Cada vez más mujeres son jefas de hogar.

El rol de liderazgo lo tienen dentro y fuera de las familias. El 80% de las decisiones de compra los toma la mujer.

 

 

De las mujeres que han participado de los programas y concurso:

 

60% posee título universitario

54% solo se dedica en forma exclusiva a su emprendimiento

60% tiene hijos entre 1 y 5 años (primera infancia)

80% son emprendedoras residentes en Capital Federal

93% considera que necesita herramientas de negocios para su desarrollo como emprendedora

 

Las principales razones que lleva a crear su propia empresa son:

Lograr independencia económica

Trabajar en algo que “las apasiona”

Pasar más tiempo con su familia

 

 

Responder a una necesidad: cambiar el paradigma de la cultura del trabajo que considera a la familia como algo distinto al mundo del trabajo (en la mayoría las empresas todavía consideran a la mujer en el rol de madre como un costo y no como una inversión).

2 comments on “¿Quienes somos?

  1. Quisiera saber sobre charlas, talleres o seminarios. Tengo ideas que no sé cómo bajar a la realidad para convertirlas en un negocio, no se por donde empezar. Supuse que Uds eran un buen punto de partida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *